Pic

Paz Yoga | Profesores

Melania Cubero





Mi intención es compartir lo que he aprendido en el camino del yoga y que considero que puede ayudar a otros a vivir una vida más saludable, ecuánime, real y consciente.

Me apasiona y practico el yoga desde el año 2005. En el año 2012 comencé a enseñarlo y he tenido la oportunidad de transmitir las enseñanzas a niños, jóvenes, adultos y adultos mayores. He impartido clases en estudios de yoga, casas, oficinas, escuelas y lugares públicos, siempre con la intención de crear un espacio donde las personas sientan paz y logren conectarse con su esencia.

He hecho varios entrenamientos, cursos y talleres en India, Tailandia, Costa Rica y Estados Unidos sobre diferentes técnicas orientales enfocadas en el bienestar integral como por ejemplo yoga, yoga para niños, meditación, masaje tailandés, reiki, shiatsu y nutrición holística. Estoy certificada como profesora de Yoga por la Yoga Alliance de Estados Unidos (RYT 500) y como Health Coach por el Institute for Integrative Nutrition en Nueva York.

Hunter Johnston





Me gusta mucho practicar yoga. Desde que empecé a realizar mis primeras clases de asana (posturas) y comencé a estudiar su filosofía y practicar meditación, mi vida ha cambiado mucho. Son los cambios más sencillos los que al final nos afectan más profundamente, al menos así lo ha sido en mi experiencia. Cada quien puede hacer uso de las prácticas del yoga como lo desee, pero hay un espacio inagotable para la exploración interna. A mi parecer esta exploración interna es el mejor medio para hacer de este mundo un lugar mejor.

Desde que comencé a practicar, hace aproximadamente cuatro años, reconocí el papel tan terapéutico que tiene una práctica de yoga diaria. No es necesario que sea compleja, a mi parecer lo simple y sostenido a lo largo del tiempo es más efectivo que la práctica esporádica e intensa. Así comparto yo la dicha que me ha traído el yoga, desde mi propia experiencia y estudio. Considero una bendición haber encontrado esta forma de cultivar el espacio interno, pero es una dicha aún mayor ver los frutos de esa cultivación en las relaciones con las personas y las circunstancias de la vida. Que la práctica de yoga le traiga mucha paz, amor y sabiduría a su paso por este mundo.